Cuando me presentaron por primera vez a la atención plena hace cinco años, era escéptico. En ese momento, estaba luchando contra una enfermedad crónica que me había dejado fatigado, con dolor y deprimido durante años. En esta coyuntura de mi viaje de curación, había probado un sinfín de opciones de tratamiento en vano, así que cuando un amigo me sugirió que adoptara una práctica de atención plena para promover la curación, inicialmente me burlé de la idea. 

A pesar del escepticismo, un deterioro continuo de mi salud me llevó a descargar mi primera aplicación de atención plena, ya que no tenía nada que perder en ese momento. Mirando hacia atrás, esta fue una de las mejores decisiones que he tomado hasta ahora en mi vida. 

Para comprender por qué fue así, es importante comprender qué es la atención plena. En pocas palabras: es la calidad o el estado de estar presente. Cuando está realmente presente, sus pensamientos no están arraigados en el pasado ni preocupados por posibles resultados futuros negativos que probablemente no sucederán. Es en este estado presente cuando su cerebro está más concentrado y se puede alcanzar la verdadera felicidad. 

La práctica continua de la atención plena eventualmente crea un amortiguador mayor entre los estímulos inevitables que enfrentará y cómo reacciona ante ellos. Con el tiempo, esto aumenta la resistencia al estrés, lo que puede mantener su cuerpo en homeostasis y promover la autocuración. 

Ahora la pregunta es: ¿cómo me vuelvo más consciente? Aquí hay 6 técnicas de atención plena que pueden aumentar la felicidad: 

1. Meditar : la meditación a menudo se sinónimo de atención plena, cuando en realidad es una práctica que ayuda a alcanzar el estado presente deseado. Mi percepción ingenua inicial de la meditación fue que para participar tenías que estar usando túnicas, sentado con las piernas cruzadas, mientras quemas incienso. En realidad, cualquier persona puede practicar la meditación en cualquier momento. Si eres nuevo en la práctica, te recomiendo que te sientes con los ojos cerrados durante 5 minutos todos los días. Cuando se sienta cómodo, debe contar sus respiraciones y concentrarse en las sensaciones que acompañan a la respiración. Este enfoque te lleva al momento presente y, en medio de la distracción, siempre puedes volver a la respiración. Cuanto más se dedique a esta práctica, mejores serán los resultados. 

2. Diario de gratitud – Poner sus pensamientos en papel es una manera increíble de llevarlo al presente y alcanzar un estado consciente. Recomiendo escribir una lista de diez cosas por las que está agradecido al despertar cada mañana. Al escribir esta lista, trate de sentir verdaderamente la emoción de la gratitud. Existe evidencia que demuestra que esta práctica mejora la salud física y psicológica, en particular, aumenta la empatía y reduce la agresión. Un pequeño compromiso, con una potencial ventaja enorme.

3. Experimentar la naturaleza : sumergirse en la naturaleza puede disipar el estrés al llevarlo al momento presente de su hermoso entorno. Ya sea que se trate de una playa, un bosque o incluso simplemente un parque, puede alcanzar un estado consciente centrándose en el entorno natural. Sea consciente de todas las formas y colores que inundan su campo visual y su voz interior tiende a calmarse. La exposición a la naturaleza es esencial para la felicidad, ¡así que recomiendo acceder a ella cualquier día que puedas !

4. Cocina : no es necesario ser un chef galardonado en un restaurante con estrella Michelin para beneficiarse de los aspectos conscientes de la cocina. Siempre que tenga un día estresante, siempre puede ir a la cocina para relajar su mente. La naturaleza de seguir una receta y estar concentrado en cada paso de la preparación de la comida lo lleva al momento presente, y se vuelve más difícil que las distracciones entren en su mente. Si no eres fanático de la cocina, te desafío a que empieces probando una nueva receta a la semana y seas consciente de lo concentrado que estás durante todo el proceso. ¡Este pasatiempo puede convertirse en una buena escapada! 

5. Caminar – Caminar es la forma más simple de ejercicio, pero tiene un gran impacto. Para estar atento durante un paseo, todo lo que tiene que hacer es concentrarse en sus pasos. Puede comenzar contándolos a medida que avanza y puede aumentar lentamente su enfoque para ser más consciente de las sensaciones que acompañan a estos pasos, ya sea el cemento que golpea la suela de sus zapatos o sus brazos balanceándose con cada paso. Haga un esfuerzo por aprovechar este estado consciente durante al menos 5 minutos de cada caminata por día. ¡Esta puede ser una gran alternativa a meditar con los ojos cerrados y puede ser igualmente efectiva!

6. Ducharse : esta puede ser la técnica de atención plena más fácil de adoptar, ¡espero que se bañe a diario! La próxima vez que esté en la ducha, concéntrese en la sensación del agua golpeando su piel y cómo la temperatura afecta su cuerpo. Mantén los ojos cerrados durante al menos dos minutos y mantén este enfoque para que los pensamientos puedan moverse fácilmente por la mente y puedas anclarte verdaderamente en el momento presente. Las duchas son intrínsecamente relajantes, ¡y esta práctica adicional debería mejorar notablemente esa sensación!

Te animo a que adoptes al menos una de estas prácticas para traer más atención plena a tu vida. Piense en la atención plena como una flexión de bíceps para su cerebro. La repetición construye una mente más fuerte. Cuanto más se encuentre en este estado, más fácil le resultará mantenerse concentrado, relajado y, en última instancia, feliz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat